3/5/12

Ya te vale

No quiero lo que me ofreces.
Sólo quiero no querer,
y que el futuro de mi ser
no me sonroje.

Huir,
esconderme entre los pliegues de tus heces
y preguntar a mi reloj si me mereces.
Odio tu ansia de poder,
prisión de los anhelos fluyentes.
Influyentes en la mente,
humo fuera de tus redes.
Qué te he hecho yo para que me claves las uñas.
Tu impiedad es tan impropia de lo que dicen que eres
que me convence.
No me culpes, no te culpes;
tampoco pidas que rece.
Sigo en mis trece y quizá por ello me aborreces.
Tu olor ya no me mece
ni cimienta mis razones vacías de estupideces.

La opción restante es renegar de las opciones.
Renegar de las emociones.
Agrandar los recovecos del émbolo
que has oxidado sin pasiones.
Aun así, no pidas que te perdone;
por mucho que vaya a terminar haciéndolo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gambito de calidad

Tú vales más que el resto [Tu corazón es el puerto]. Nos obligaron a elegir entre tu sudor y sangre y yo dejaría todo colgando por...